Cirugía de Cuello – Todo lo que debes saber



¿Qué es la cirugía de cuello?

La cirugía de cuello es un procedimiento médico que tiene como objetivo diagnosticar, tratar y prevenir enfermedades y lesiones que afectan a la región del cuello. Esta región está compuesta por una compleja estructura de músculos, huesos, nervios y vasos sanguíneos que conectan la cabeza con el resto del cuerpo.

Las principales razones por las que se recurre a la cirugía de cuello son: la presencia de tumores, la enfermedad de la tiroides, la hernia de disco cervical, la estenosis espinal, el trauma, entre otras.

Hay diversos tipos de cirugía de cuello, cada uno con sus propias técnicas y objetivos. Entre ellos están: la tiroidectomía, la cirugía de la columna cervical, la cirugía de los ganglios linfáticos, la cirugía de los músculos del cuello, entre otras.

Tipos de cirugía de cuello

La tiroidectomía es uno de los procedimientos más comunes en la cirugía de cuello. Es una cirugía que consiste en extirpar toda o parte de la tiroides. La tiroides es un órgano que produce hormonas que controlan el metabolismo y el crecimiento del cuerpo.

La cirugía de la columna cervical puede ser necesaria para tratar hernias de disco, estenosis espinal y otros problemas de la columna vertebral. La cirugía puede implicar la eliminación de partes de las vértebras, la fusión de los huesos o la inserción de dispositivos para estabilizar la columna.

La cirugía de los ganglios linfáticos es necesaria cuando hay cáncer o una infección que se ha diseminado a los ganglios linfáticos del cuello. Durante la cirugía, se eliminan los ganglios linfáticos afectados y se envían a un laboratorio para su posterior análisis.

¿Has visto esto?  5 técnicas naturales para levantar los pómulos sin necesidad de cirugía

¿Quiénes son candidatos a una cirugía de cuello?

La cirugía de cuello no es necesaria para todos los problemas relacionados con esta región del cuerpo. Los casos en los que se puede considerar una cirugía son aquellos en los que otras opciones de tratamiento no han sido efectivas.

Los candidatos a una cirugía de cuello son aquellos que presentan enfermedades o lesiones que necesitan una intervención quirúrgica para reducir los síntomas o eliminar la causa de la afección. Además, los pacientes deben estar en buena salud general y haberse sometido a una evaluación detallada por parte de un médico especialista en cirugía de cuello.

Contraindicaciones de la cirugía de cuello

Mientras que muchas personas son candidatas para la cirugía de cuello, hay algunas que no lo son. Las contraindicaciones pueden variar según el tipo de cirugía, pero algunas de las más comunes incluyen: una infección activa, una coagulopatía no corregida, ciertos trastornos de la piel y una enfermedad grave del corazón o de los pulmones.

Además, pacientes que tienen antecedentes de reacciones adversas a la anestesia, así como aquellos con problemas de salud general que puedan interferir con la cirugía, también pueden no ser buenos candidatos para la cirugía de cuello.

¿Cuáles son los riesgos de la cirugía de cuello?

Los riesgos de la cirugía de cuello varían según el tipo de procedimiento que se realice, así como la salud general del paciente. Sin embargo, hay algunos riesgos comunes que pueden aplicar a cualquier tipo de cirugía.

Algunos de los riesgos más comunes asociados con la cirugía de cuello incluyen: dolor, hinchazón, infección en la herida, sangrado, problemas de cicatrización, lesiones en nervios o vasos sanguíneos y reacciones adversas a la anestesia.

¿Has visto esto?  Cirugía percutánea de juanetes: La opción menos invasiva para una recuperación rápida

Complicaciones posoperatorias

En algunos casos, pueden surgir complicaciones después de la cirugía de cuello. Algunas de las complicaciones posoperatorias más comunes incluyen: dificultades para tragar, daño en la voz, problemas de respiración y dolor prolongado.

Es importante que los pacientes estén informados sobre los riesgos y complicaciones antes de someterse a una cirugía de cuello y que sigan las instrucciones del médico durante el proceso de recuperación para minimizar el riesgo de problemas posoperatorios.


Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad