Cirugías Plásticas y Estéticas

Cirugia de hernia inguinal





Cirugía de Hernia Inguinal

Cirugía de Hernia Inguinal: Todo lo que debes saber

¿Qué es una hernia inguinal?

La hernia inguinal es una protuberancia que se produce en la zona inguinal (ingle) debido a la salida de una porción del intestino por un orificio en la pared abdominal. Es una patología bastante común en hombres y mujeres, aunque es más frecuente en hombres.

Los síntomas más comunes de una hernia inguinal son el dolor abdominal, la sensación de pesadez y la aparición de una masa en la ingle. Si no se trata adecuadamente, puede generar complicaciones graves, como el bloqueo intestinal o la estrangulación de la hernia.

En este contexto, la cirugía de hernia inguinal se convierte en una solución efectiva para remediar la hernia y evitar complicaciones mayores.

Tipos de cirugía de hernia inguinal

Existen dos tipos de cirugía para tratar la hernia inguinal: la cirugía abierta y la laparoscópica. La elección del tipo de cirugía dependerá de la ubicación y tamaño de la hernia, la edad y las condiciones de salud del paciente.

Cirugía Abierta

La cirugía abierta consiste en una incisión en la zona afectada. A través de ella, se reduce la hernia y se repara la pared abdominal. Esta técnica tiene una tasa de éxito del 99% y es muy segura.

La recuperación suele ser más lenta que en la cirugía laparoscópica, pero la ventaja es que se puede realizar bajo anestesia local y, por tanto, con menor riesgo de complicaciones anestésicas.

Cirugía Laparoscópica

La cirugía laparoscópica utiliza pequeñas incisiones en la pared abdominal a través de las cuales se introduce una cámara y los instrumentos necesarios. Esta técnica permite una recuperación más rápida y un menor dolor postoperatorio en comparación con la cirugía abierta.

¿Has visto esto?  Lasik cirugia de ojos

La cirugía laparoscópica es una técnica avanzada que requiere mayor experiencia por parte del cirujano. La tasa de éxito es similar a la cirugía abierta.

Proceso de recuperación tras la cirugía

En ambos tipos de cirugía, la estancia hospitalaria suele ser corta, comprendiendo entre 24 y 48 horas. Pocas horas después de la operación, el paciente podrá caminar y comenzar a realizar ejercicios abdominales suaves.

En los días posteriores a la operación, es normal que aparezca dolor o inflamación. El médico recetará analgésicos para controlar el dolor y se recomienda evitar actividades físicas intensas durante las primeras semanas.

Es importante que el paciente siga las instrucciones del médico para evitar que la herida se infecte y se produzcan complicaciones postoperatorias. También se recomienda acudir a revisiones periódicas para asegurarse de que la recuperación evoluciona correctamente.

Conclusiones

La cirugía de hernia inguinal es una técnica efectiva y segura para tratar la protuberancia en la zona inguinal. Es importante acudir al médico ante los primeros síntomas para tratar a tiempo la hernia y evitar complicaciones posteriores.


Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad