Cirugía de Ojos Caídos


Centro de Cirugía Estética

Logo del Centro de Cirugía Estética

¿Qué es la cirugía de ojos caídos?

La cirugía de ojos caídos es una técnica quirúrgica que se utiliza para corregir la ptosis palpebral, es decir, la caída del párpado superior. Esta cirugía sirve para devolver la naturalidad a la mirada y mejorar la función visual del paciente. La ptosis palpebral puede ser congénita, es decir, presente desde el nacimiento, o adquirida a lo largo de la vida, por lo que los candidatos a esta cirugía pueden ser pacientes de todas las edades.

La cirugía de ojos caídos se realiza mediante una pequeña incisión en el párpado superior, por la que se accede al músculo elevador y se corrige su posición. La técnica quirúrgica varía según cada paciente, y el cirujano valorará en la consulta previa al procedimiento cuál es la opción más adecuada para cada caso.

Es importante que el paciente siga las recomendaciones del cirujano para el postoperatorio, que incluyen la aplicación de pomadas y lavados de ojos para evitar infecciones y que la recuperación sea rápida y sin complicaciones.

¿Por qué es importante corregir la ptosis palpebral?

La caída del párpado superior puede tener consecuencias importantes para la salud ocular del paciente, ya que puede dificultar la visión y causar fatiga ocular. Además, la ptosis palpebral puede ser causa de problemas emocionales en algunos pacientes, ya que puede hacer que aparenten cansancio y tristeza.

La cirugía de ojos caídos es una solución efectiva para mejorar la función visual del paciente y recuperar la juventud y vitalidad de la mirada. Además, en muchos casos, la cirugía de ojos caídos se combina con la blefaroplastia estética, una técnica que permite eliminar el exceso de piel y grasa de los párpados, logrando un efecto rejuvenecedor evidente.

¿Has visto esto?  Cirugia papada mujer

¿En qué consiste la blefaroplastia estética?

La blefaroplastia estética es una técnica quirúrgica que permite corregir los defectos del contorno de los ojos, eliminando excesos de piel y grasa en los párpados y mejorando el aspecto general de los ojos y la mirada. Esta técnica puede ser realizada en los párpados superiores o inferiores, o en ambos, según las necesidades del paciente. La blefaroplastia estética es un procedimiento muy utilizado en la cirugía estética, ya que permite rejuvenecer el rostro de forma natural, sin dejar cicatrices visibles.

La blefaroplastia estética se realiza con anestesia local y suele durar entre una y dos horas, según el caso de cada paciente. El cirujano realiza una pequeña incisión en los párpados a través de la cual extrae el exceso de piel y/o grasa y corrige la flacidez de los párpados. Los puntos de sutura se retirarán unos días después de la cirugía y la recuperación es rápida y sin dolores significativos.

¿Quiénes pueden realizarse una blefaroplastia estética?

Los candidatos ideales para una blefaroplastia estética son aquellas personas que presentan exceso de piel y/o grasa en los párpados, ya sea por cuestiones genéticas o por el envejecimiento natural de la piel. Es importante que los pacientes tengan expectativas realistas y que la cirugía no sea utilizada como solución para problemas emocionales o psicológicos.

Además, es fundamental que el paciente tenga buena salud general, no presente enfermedades oculares y que no fume ni consuma drogas o alcohol de forma habitual. El cirujano evaluará cada caso en una consulta previa a la intervención, analizando las condiciones particulares del paciente y las alternativas posibles para asegurar un resultado satisfactorio.

¿Has visto esto?  Descubre los mejores tratamientos antiarrugas faciales sin cirugía para lucir una piel joven y fresca

¿Cómo es la recuperación tras una blefaroplastia estética?

Después de la blefaroplastia estética, el paciente deberá seguir una serie de recomendaciones para garantizar una buena recuperación. Es importante evitar frotarse los ojos y no realizar actividades físicas intensas durante las primeras semanas posteriores a la intervención.

Es normal que se presenten hematomas y alguna hinchazón alrededor de los ojos, que irán desapareciendo con el paso de los días. El uso de gafas de sol y aplicar compresas frías pueden ayudar a aliviar estas molestias. Además, el cirujano indicará al paciente el uso de pomadas oculares y/o analgésicos para prevenir infecciones y aliviar cualquier dolor o molestia en la zona intervenida.


Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad